UN PIE DENTRO, MIL AFUERA

Al fin una candidatura de ruptura es capaz de entrar en el consistorio de la segunda ciudad más grande de Catalunya. Al fin, en L’Hospitalet, se materializa una oposición de izquierdas y desde abajo para disputar la hegemonía al gobierno del PSC. EL mapa político en la Ciudad comienza a redefinirse, después de muchísimos años. Jamás había habido en la ciudad ocho partidos con representación institucional. Son aires de cambio que, aunque en L’Hospitalet llegan con algo de retraso, parecen imparables.

resultats_EleccionsHay dos buenas noticias que resaltar después de la jornada del 24 de mayo. La primera, la salida de PxC de nuestro municipio y de muchos otros – ¡han pasado de 67 regidores a sólo 8! –, El partido neo-fascista se queda sin representación en el ayuntamiento dejando como única huella de su paso, semillas de rivalidad entre vecinos y vecinas. Parte de su fracaso, a nivel nacional, se lo debemos a los y las activistas de UCFR que lograron aunar apoyos en muchas ciudades y barrios para desenmascarar las políticas xenófobas y anti-democráticas de este partido. Esto nos ha enseñado que al fascismo se le combate y habrá que seguir combatiéndolo, así que no cabe despistarse.

La segunda gran noticia: el giro hacia la izquierda y desde abajo en gran parte de Catalunya. La irrupción de las CUP y las múltiples candidaturas unitarias de confluencia han sido capaces de demostrar que hay una mayoría social que busca y quiere hacer otro tipo de política, claramente de izquierdas, claramente de ruptura, contra las políticas de privatización de los servicios públicos y de austeridad y por una radicalización democrática de la política en general. Sin la movilización de los y las vecinas, en muchos casos de barrios enteros, hubiera sido imposible “asaltar” las Instituciones. Para el tejido asociativo de muchas ciudades comienza una etapa de reconstrucción solo comparable con el periodo de la transición. En L’Hospitalet, como hemos dicho en otras ocasiones, no comienza hoy. Hoy, continúa. Con más fuerza, con más gente, con más ideas y más ilusión. La Candidatura d’Unitat Popular-Poble Actiu es una brecha que abre grandes posibilidades de cambio en la Ciudad. La confluencia en su seno de diferentes organizaciones, asociaciones y personas a título individual no representa un partido, sino un proyecto de transformación, un espacio de generación de nuevas políticas, plural, creativo, con una decidida voluntad de solucionar problemas de forma colectiva.

¿Qué viene de ahora en adelante? ¿Cómo hacer que la representación institucional sea una herramienta al servicio de las luchas de la Ciudad? ¿Cómo encauzar el poder popular hacia la transformación de las Instituciones sin perder peso en la calle? Las respuestas vendrán del proceso mismo de construcción de políticas alternativas que seamos capaces de concretar. La esperanza de que el cambio es posible se debe combinar y complementar con la capacidad de articular espacios de auto-organización que empoderen a la ciudadanía. La tarea no será fácil, mucha pedagogía y una “lenta impaciencia” será necesaria para reunir apoyos, crear alianzas vecinales, en una ciudad altamente despolitizada debido a más de treinta años de gobierno socialista. Algo está cambiando en L’Hospitalet, barrio a barrio, lucha a lucha. Entramos con un pie en el ayuntamiento, pero con mil en la calle.

Anuncios